miércoles, 20 de noviembre de 2013

CLAVES DE UN CABALLERO


1. Elegir correctamente los zapatos son sin lugar a duda la parte más importante de la indumentaria masculina. A pesar de ello, los zapatos siguen siendo la prenda a la que desgraciadamente menos atención se presta.
Como hemos dicho en múltiples ocasiones, hasta el traje más elegante  de Armani puede verse arruinado si lo vestimos con unos zapatos de mediocre calidad o mal escogidos.











2. Huye del color negro en los calcetines; es demasiado aburrido y carece de estilo alguno. 
Desgraciadamente todavía hay una inmensa mayoría de señores que opinan que los calcetines siempre deben ser negros. Y nada más lejos de la realidad. Puede que optar en el día a día por calcetines negros quite una preocupación, pero ello no significa que sea lo correcto.
Escoge los calcetines según el tono del pantalón. De no encontrar exactamente la misma tonalidad, elígelos de un tono ligeramente más oscuro que tu pantalón. Olvida lo de elegir el color de los calcetines según sea el de los zapatos; no es elegante y denota falta de gusto.
Si eres atrevido, arriésgate y escoge el color de tus calcetines de un color similar al de tu corbata. 












3. La marca no importa, lo que importa es la hechura. Da igual que la chaqueta lleve cosida la etiqueta de Tom Ford. Si su corte no se ajusta como lo haría una segunda piel habremos tirado el dinero. 
Un cuello desbocado, una arruga en forma de X en el frontal, escasa libertad de movimientos, un largo de la chaqueta excesivo o unos pantalones donde sus pinzas se abran o que arrastren, son sólo algunas de las características de los trajes que viste el caballero medio español.

Un traje entallado pero no estrecho, un pantalón que cae a lo largo de toda la pierna sin mostrar arruga alguna y que descansa ligeramente sobre el zapato, unas mangas que permitan asomar un par de centímetros la camisa, un corte que disimule ese hombro caído o esa barriga incipiente, una buena mano de obra que denote la calidad del trabajo, unos bolsillos que admitan introducir la cartera o las llaves sin que por ello se afee el resultado final, unos ojales cosidos a mano, unos hombros que se unan al resto de la chaqueta de manera no forzada etc., son detalles que hablan de un buen traje… y de sus creadores.







4. La elegancia es sinónimo de discreción. No llames la atención por escoger prendas llamativas o combinaciones forzadas. Muchas veces un sencillo traje azul marino combinado con una camisa lisa azul clara y una corbata azul oscura es mucho más elegante que un conjunto recargado de colores o diseños.

No olvides que menos es más. Recuerda que el protagonista debes ser tú y no la ropa que vistas. Si bien tener estilo no está al alcance de todos los señores, la elegancia siguiendo unas mínimas normas no es difícil conseguir.










5. Estudia bien el color de todas las prendas de tu conjunto. Ni todos los colores combinan entre sí, ni todos favorecen a todo el mundo por igual.
Igualmente, intentemos trasmitir los colores tanto de nuestra piel como de nuestro pelo a nuestra ropa, así como su contraste. Una persona rubia suele salir favorecida escogiendo corbatas de tonos cercanos al amarillo o al crudo. A una persona de pelo moreno le favorecerán más los tonos oscuros como el azul marino o el verde militar.








6. Vigila como combinas los diferentes diseños. La correcta mezcla de diseños, principalmente de cuadros, rayas y círculos, no sólo habla de elegancia sino también de estilo. Sin lugar a dudas, ésta es de todas las normas, la más difícil de llevar a la práctica.
Empieza mezclando trajes, camisas y corbatas lisas, y poco a poco ve introduciendo algún diseño tanto a tu camisa como a tu corbata. Si mezclas líneas, intenta que su grosor sea diferente, si por el contrario combinas círculos con cuadros o con líneas, procura que sean de tamaño similar; las camisas con pequeños cuadros siempre combinan mejor con corbatas de círculos pequeños, los trajes diplomáticos de líneas marcadas y separadas siempre quedan mejor con corbatas de lunares grandes y acentuados.









7. Los complementos marcan la diferencia. Sin la correcta elección de los accesorios, el conjunto estará incompleto. Si bien no hay complemento que pueda arreglar la mala elección de un par de zapatos, también es cierto que la preferencia por unos u otros accesorios marcarán la diferencia entre los caballeros simplemente elegantes y los elegantes con estilo.

Unos gemelos frente a un puño sencillo, un fino reloj de manufactura frente a un maxi-size tan de moda hoy, una corbata bien combinada, un pañuelo de bolsillo frente a un bolsillo desprovisto de él etc., son siempre complementos que hablan no sólo de la elegancia de su propietario sino también de su gusto por lo refinado y su interés por transmitir una imagen cuidada.













8. Busca la elegancia clásica. Ésta es la única que nunca pasará de moda. Las modas vienen y van pero ésta siempre estará presente. 

Intenta que tu apariencia en esa foto, que acompañará tu mesilla durante casi toda tu vida, pueda ser mostrada a los amigos de tus hijos sin que te sientas ruborizado por tu traje o su corte.

Observemos los trajes de Sean Connery en su papel de James Bond de hace más de cincuenta años, ¿alguien podría decir que han pasado de moda?. Seguro que hay detalles como las solapas o el ancho del pantalón que hoy han cambiado, pero en su conjunto siguen siendo trajes perfectamente vestibles.

9. Cuida el resultado final. Un nudo de la corbata caído, un pantalón mal planchado o con muestras de un excesivo uso, unos zapatos sin lustrar son sólo algunas muestras de dejadez que, con seguridad, arruinarán todo nuestro conjunto.

Mantengamos nuestra chaqueta abotonada siempre que nos encontremos de pie, no nos desprendamos nunca de ella y mucho menos si nos encontramos en sitios públicos como restaurantes. No nos desabotonemos el primer botón de la camisa y, cuando empiecen a salir brillos a nuestra chaqueta, busquemos una sustituta.

Estos importantes fallos terminarán afeando nuestro aspecto final tanto como lo haría una barba mal arreglada o un peinado descuidado. La primera imagen suele ser la que permanece por más tiempo en la retina de los demás, por lo que intentemos que sea la adecuada.











¡¡¡  QUE PASEIS UN BUEN DIA  !!!





6 comentarios:

  1. un post genial para nuestros chicos
    Besos
    EL ARMARIO DE UNA SHOPADDICT BY PATRIORO
    http://patrioro.blogspot.com.es/
    http://www.bloglovin.com/en/blog/4580161
    https://www.facebook.com/elarmariodeunashopaddictbypatrioro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos tambien tienen su espacio en " Mariposas "
      Bss

      Eliminar
  2. Menudo repaso le habéis dado a nuestros chicos! !!!! Genial la entrada, tomo nota y algunos consejos también nos sirven a nosotras, un bsazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si !!
      Nos alegra mucho que te guste y te sea útil.
      Bss

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
http://www.facebook.com/pages/Mariposas-en-la-Moda/398396476865331?ref=hl